¿Qué es un muhūrta?

647

Autor: Vaiṣṇava Dāsa

La palabra muhūrta se refiere tradicionalmente a una división en el tiempo, específicamente una división de la duración del día en treinta partes. Primero, hay que entender que el día védico comienza con el amanecer, ya que éste es un momento simbólico y místico relacionado con la creación de la vida y de un nuevo día. Contrariamente en nuestra cultura occidental, ya sea por razones prácticas y por desconección con nuestro entorno, comenzamos nuestro día a media noche, es decir, en un momento de oscuridad y de descanso..

Debido a lo explicado anteriormente la duración de un día védico va a variar constantemente, ya que no todos los días amanece a la misma hora, lo que va a significar que no todos los días tengan exactamente la misma duración, ni tampoco una hora fija de inicio. Por lo tanto, un muhūrta tendría una duración aproximada de cuarenta y ocho minutos, donde cada muhūrta es subdivido en treinta kalā (aproximadamente 1,6 minutos cada kalā), que a su vez se pueden dividir en treinta kāṣṭhā (aproximadamente 3,2 segundos cada kāṣṭhā). También un muhūrta se puede dividir en dos ghaṭhīkā (aproximadamente veinticuatro minutos cada ghaṭhīkā), que a su vez se puede dividir en sesenta partes llamadas vighaṭhīkā (aproximadamente veinticuatro segundos cada vighaṭhīkā).

Uno de estos muhūrta del día, que corresponde a dos muhūrta (noventa y seis minutos) antes del amanecer, es conocido como brahmā muhūrta, y es un momento en el que se dice que brahmādev (quien es la deidad relacionada con la creación) entra en meditación y planea la creación de un nuevo día. Este es un tiempo muy auspicioso y bueno para la meditación y la espiritualidad.

En la astrología védica, y en la cultura védica de la India, siempre se ha analizado el cielo para encontrar el momento en el tiempo perfecto y más auspicioso para realizar distintos tipos de actividades. Se dice que si uno empieza una actividad en el momento adecuado, se podrán obtener los mejores resultados.

Antiguamente los sabios de la india (ṛṣis) miraban el cielo para determinar cuál sería el mejor momento para realizar sus ceremonias, rituales y austeridades, y así incrementar su espiritualidad, conección con el entorno y los resultados de sus prácticas espirituales.

Las posiciones de las estrellas y una serie de condiciones presentes en el cielo se manifestarán como una energía específica, la cual puede ser beneficiosa para ciertas actividades y perjudicial para otras, por lo tanto la tarea del astrólogo es analizar las posiciones presentes en el cielo y encontrar la energía que favorezca de la mejor manera a la actividad que se desea realizar. Así se pueden encontrar momentos auspiciosos para: una práctica espiritual determinada, matrimonios (vivāha saṁskāra), ceremonias de fuego, comenzar a habitar en una casa, comienzo de estudios, negocios, litigios, y cualquier actividad importante dentro de la vida.

Para terminar, les dejo este verso del Śrīmad Bhāgavatam (una de las literaturas más sagradas de la india) donde se describe el nacimiento del Śrī Vāmanadeva en el momento auspicioso de abhijit, más conocido como abhijit muhūrta, que es el momento donde el sol alcanza su máxima altura en el cielo (aproximadamente a medio día).

 

śroṇāyāṁ śravaṇa-dvādaśyāṁ
muhūrte ‘bhijiti prabhuḥ
sarve nakṣatra-tārādyāś
cakrus taj-janma dakṣiṇam

Traducción:
El Señor hizo Su advenimiento en este universo en el día de śravaṇa-dvādaśī  (el duodécimo día de la quincena brillante del mes de bhadra), cuando la Luna entró en la casa lunar de śravaṇa, en el auspicioso momento de abhijit. Considerando que el advenimiento del Señor era muy auspicioso, todas las estrellas y planetas, desde el Sol a Saturno, fueron muy generosos y caritativos. (S.B. 8.18.5)

 

Este artículo fue publicado originalmente en el «Blog de astrología védica de Vaiṣṇava Dāsa», ha sido reproducido en Academia Tattva con permisos del autor.